Hábitos Para Adelgazar Súper Fáciles Que Debes Adquirir.

Cuando estás tratando de perder peso, lo primero que debes hacer es incorporar algunos pequeños ajustes a tu estilo de vida.  Con el desarrollo de hábitos para adelgazar, al cabo de un tiempo comenzarás a ver cambios notorios en tu apariencia por la pérdida de peso. A continuación te dejo mis diez hábitos, que si los aplicas, estoy segura que te ayudarán a convertir tu sueño de bajar de peso en una realidad:

1. Cuando salgas de compras para el mercado hazlo preferiblemente después de haber comido así evitarás la tentación de meter alimentos poco nutritivos y llenos de calorías en tu carrito de compras.  Es un consejo que te doy, no ir de compras cuando tengas hambre. Prepara

No olvides tu lista de compras

No olvides tu lista de compras

una lista con los artículos que realmente necesitas, que sean nutritivos y beneficiosos para tu salud, de esta forma mantendrás controlada la compra por impulso. Comer bien comienza con el almacenamiento de alimentos saludables en tu despensa y refrigerador.

2. Consume tu comida sentada frente a una mesa. Evita consumir comidas en sus envoltorios  y de pie, es mejor comer de manera ordenada y disfrutando de la comida sentada frente a una mesa, de lo contrario es posible que termines comiendo más de lo debido y en desorden.

3. Por supuesto, comienza el día con el desayuno, esta es la comida más importante del día. Después de una larga noche de descanso, tu cuerpo necesita el combustible necesario para el buen funcionamiento de tu metabolismo que a su vez te dará energía para el resto del día.

4. Si se te hace muy difícil planear tus comidas, o si la planeas pero fallas, necesitas aplicar con seriedad una estrategia para tus comidas y meriendas. Te sugiero que empaques unos bocadillos saludables para los momentos del día en que sabes que sentirás hambre, de esta forma se te facilitará lograr un plan de alimentación más controlado.

5. Evalúa tus hábitos alimenticios y conviértelos en hábitos para adelgazar. Por ejemplo debes preguntarte si ¿tomas tu cena temprano o bien entrada la noche? ¿Te la pasas  mordisqueando mientras cocinas? ¿Te comes las sobras de los niños? Mira a tu alrededor, haz un autoanálisis de ti misma y de lo que acostumbras hacer y será fácil de identificar algunos comportamientos que tu misma puedes cambiar, y que se suman a un gran ahorro de calorías.

6. Sirve la comida en platos individuales, y deja los extras en la cocina. Si colocas la comida en la mesa para que todos se sirvan se cae en la tentación de servirse  por segunda vez o sea un segundo plato.  En ese momento estará en prueba tu fuerza de voluntad, mientras que si sirves los platos en forma individual podrás controlar en cierto modo este hecho. Recuerda el cerebro tarda sólo unos 20 minutos en enviar la señal a tu estómago que está lleno.

7. Come despacio, mastica cada bocado, y disfruta el sabor de los alimentos. Deja descansar el tenedor entre bocado y bocado y bebe suficiente agua con las comidas.

8. Come siempre respetando los horarios de cada comida.  Estudia las frecuencias que funcionen mejor para ti y conviértelas en hábitos para adelgazar. Las comidas regulares ayudan a evitar comer fuera de horario,  lo que permite un mejor control de tus hábitos alimenticios evitando que ganes kilos que no te interesan.

9. Evita comer después de la cena. Aquí es donde mucha gente gana unos kilos de esos que no desea. Si tienes hambre, trata de satisfacer tu necesidad con una bebida sin calorías o un pedazo de caramelo duro. Cepillarse los dientes después de comer ayuda a reducir la tentación de comer de nuevo.

10. Consume un aperitivo durante el día que ayude a acelerar tu metabolismo, trata el aperitivo como una mini-comida. Los aperitivos más nutritivos contienen hidratos de carbono complejos y una pequeña cantidad de proteína y grasa, que te mantendrán lleno durante una buena parte del día. Te podría sugerir el té verde, las almendras, el tofu y la combinación de un vaso de leche descremada con una manzana.

También te puedo comentar que existen nutrientes  que ayudan al cuerpo a eliminar la grasa. Esto a través de las propiedades de liberación de grasa que poseen la vitamina C, las proteínas, el calcio y los productos lácteos. A continuación te hablaré del calcio y los productos lácteos:

El calcio

Probablemente tu mamá te dijo cuando eras apenas un niño, toma leche ya que su calcio es bueno para los huesos. Lo que quizás ella desconocía era que ese mismo calcio también ayuda a controlar el hambre. Se ha demostrado mediante estudios realizados que las personas que no consumen la cantidad suficiente de este mineral, tienen una mayor masa grasa y menos control de su apetito.

Los productos lácteos

Los productos lácteos son una excelente fuente de calcio, los estudios han encontrado que los productos lácteos son ricos en calcio y por consiguiente, son más eficaces para acelerar la pérdida de grasa que otros productos no derivados de la leche.

En un estudio de la Universidad de Tennessee, los investigadores mostraron que el consumo de tres porciones de lácteos al día redujo significativamente la grasa corporal en las personas obesas.

Otro estudio realizado en el año 2010 indicó que el consumo de leche descremada inmediatamente o una hora después del entrenamiento permitió a los participantes aumentar la pérdida de grasa y  ganar músculos,  además de fortalecer los huesos al reducir la rotación de células óseas ¿Todos estos beneficios y más tan solo con tomar leche? Vale la pena intentarlo no.

Espero que más temprano que tarde comiences a aplicar estos sencillos hábitos para adelgazar y así lograr perder ese peso de más que no te permite estar tranquila.